Australia, Australia

Melbourne Park-Open Australia | Foto: Puntodebreak

OPINIÓN GP | FRANCISCO GONZÁLEZ GARCÍA | DESDE EL FONDO DE LA CÁRCEL

Australia es de los pocos países que ha participado en todos los juegos olímpicos, evitando cualquier tipo de boicot, de los muy diversos que se han producido a lo largo de la historia de este acontecimiento deportivo. Probablemente sea el único, junto con Grecia, que siempre ha estado presente en los Juegos. En el boicot de 1980 (Juegos en Moscú) los deportistas compitieron bajo la bandera de su comité olímpico y no la nacional; al igual que hicieron otros países como la misma España; pero allí estuvieron.

En las primeras competiciones de 1896 (Atenas), hubo un solo representante de Australia, llamado Edwin H. Flack; el cual ganó las dos carreras en las que participó, la de 800 y 1500 metros lisos; llevándose con ello las dos medallas de plata que se otorgaban entonces al ganador de las pruebas. Lo del oro, plata y bronce no se instaura hasta 1904, en los terceros Juegos de Sant Louis.

Hago este añorable recuerdo al país australiano como consuelo menor a la decepción sufrida al ver que un país con tan arraigadas buenas costumbres deportivas ha dejado entrar, casi por las bravas, a un deportista que se cree el salvador del mundo libre o algo parecido. Me refiero, claro, al tenista serbio Novak Djokovic.

Quede aparte su enorme calidad como jugador, eso es indiscutible, pero no hablamos de eso.

Resulta asombroso que grandes deportistas, con el impacto que tienen en la opinión pública y en particular entre los más jóvenes, sean abanderados del movimiento antivacunas o sean reticentes a la vacunación o simplemente jueguen al escondite o al gato y el ratón, como es el caso de Nole. Flaco favor a la salud personal y casi mundial. Si el deporte de alto nivel, en verdad no es que sea muy saludable por las consecuencias que tiene a largo plazo en muchos casos, en lo que ahora se refiere, lo cierto es que la postura de Novak no resulta nada comprensible.

Si a ello sumamos la tendencia victimista que tiene el gobierno de Serbia, tenemos una maravillosa ensalada de deporte políticamente contaminado o quizás una política deportivamente venenosa. Sería algo anacrónico recordar que Serbia, como parte de los Balcanes siempre ha sido un avispero; el avispero de los Balcanes se le conoce en la historia de Europa. La última guerra en Europa se produjo al desmembrase Yugoslavia (entre 1991 y 2001), con episodios de verdaderos genocidios en que la Unión Europea, en algún caso, miraba para otro lado. Puede ser anacrónico, pero mezclar deporte y política siempre ha sido muy del gusto de todos los países y de todo tipo de gobierno. Y hacer la vista gorda o hacer boicot a su manera, también. Según a quien se boicotee, claro. Vean el ejemplo de los Estados Unidos con el “boicot administrativo” que van a realizar a los Juegos de invierno próximos que se celebran en China. ¿Quién le tose a Pekín?

Una pena, Nole ha tosido, y Australia se ha puesto de lado o más bien se ha puesto la mascarilla y ha tragado, salvo rectificación posterior. Quizás solo el propio histrionismo del tenista sea el que le expulse del juego. Por ahora el tie-break lo hemos perdido quienes creemos que la fraternidad debe estar por encima de la libertad individual.

Más publicaciones relacionadas


REDACCIÓN

Una herramienta de desarrollo de todo el deporte granadino. Para que puedas comunicarte e informarte con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies