Estadio Los Cármenes | Desde Preferencia

Cumpleaños Feliz

OPINIÓN GP | RAÚL ZAMBRANO @RauLiLloZQ | DESDE PREFERENCIA

88 años no se cumplen todos los días, es más en el mundo del fútbol es raro que muchos equipos (por desgracia) lleguen a los 88 años, y máxime que coincida dicha efemérides con un duelo de rivalidad regional ante el Málaga y en Los Cármenes.

Sábado de lluvia, de invasión de más de 4000 malagueños que inundaron de blanquiazul el fondo norte del estadio, un partido en el que se mascaba desde el principio la importancia que tenía tanto en la clasificación como en la moral de unos y de otros, en definitiva aires de ‘partidazo’ y sin ninguna duda así fue.

Volvía Germán a mandar en la defensa, Quini iría a la izquierda, Montoro la brújula y la guía de la nave llegaba a tiempo a la cita y se «colaba» en el once de Diego Martínez. Además el Merayo del Granada del siglo XXI, Antonio Puertas entraba en la formación inicial. Para los más jóvenes que quizás no han podido disfrutar del viejo estadio de la Avenida de Madrid, Merayo era un delantero que al mismo tiempo generaba filias y fobias, críticas y loas, un delantero al que yo consideraba «mi delantero» en esas tardes de fútbol. Mi primer ídolo, el que hacía que en mis escasos 8-9 años me girara en Preferencia para censurar con la mirada a quién le achacaba al bravo de Julio su falta de gol …

Paralelismos que me recuerdan a Puertas, un jugador de la cantera que bien es cierto ha recibido algunos «run run» de la grada, y que hay que postrarse ante él, su estado de gracia, su enlace al gol (10 en lo que llevamos de liga) y logrando que en el 5 de partido cabeceara un buen centro de Vico para que la grada explotara en un grito unánime hasta llegar a la afonía.

La primera parte fue de control supremo del Granada. El Málaga intentaba contrarrestrar a los rojiblancos, aunque los de Diego Martínez se mostraron como en toda la temporada, entrar enchufados al partido, marcar y controlar desde la defensa los ataques rivales.

La segunda parte, prácticamente, empezó con la doble amarilla a N’Diaye, uno de los jugadores claves dentro del esquema malacitano, y quizás se vio a un Granada con más ansiedad para intentar lograr el segundo tanto que cerrara el partido. Pudo ser ese el error, eso y la sustitución de Montoro cuando quedaban algo más de 25 minutos, varios sustos del Málaga y algún que otro arreón del Granada llevo al encuentro al final. Un resultado que significa más de 3 puntos en la clasificación. La racha de malas sensaciones se rompió y se logró ganar a un rival directo (a quién le resta el partido ante el Reus por tanto la diferencia de 6 son 3 más el average), comunión césped y grada, sumado al esfuerzo conjunto.

Quedan 9 partidos, el Granada sigue paso firme y convencido de su trabajo, vienen dos partidos seguidos fuera de casa, la particular Semana Santa del Granada comienza el Viernes de Dolores en Gijón y viajando al Anxo (Anfield) Carro de Lugo el Sábado Santo.

Kepp Calm and Eterna Lucha ….

Más publicaciones relacionadas

REDACCIÓN

Una herramienta de información de todo el deporte granadino. Para que puedas comunicarte con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies