Sala de VAR o sistema de vídeo arbitraje | Foto: BBC

El VAR no quita al BAR

OPINIÓN GP | FRANCISCO GONZÁLEZ GARCÍA | DESDE EL FONDO DE LA CÁRCEL

Quizás pensábamos que la introducción del sistema de video arbitraje, el famoso VAR, iba a eliminar muchas de las polémicas y decisiones erróneas que en cada jornada se producían en los campos de fútbol. Y probablemente estamos equivocados, simplemente hemos desplazado una polémica a otra polémica, pero todo sigue en función de una decisión humana y los humanos nos equivocamos y tenemos sesgos, tendencias, opiniones e inclinaciones.

Por delante aclaro que no me parece mal que exista el VAR. Aclarará polémicas y corregirá errores de bulto que en ocasiones se producen por simple despiste del árbitro o de los jueces de línea, o por una mala colocación o por no poder ver si la pelota entró o no entró. No voy a decir que siempre haya tendencias equivocadas para el más fuerte, para el más grande; aunque en ocasiones uno debe de tener muy buena fe. La pega mayor que le pongo, de inicio, es que ahora hay partidos y categorías con VAR y otras que no. Antes el fútbol era igual en primera que en tercera, ahora ya no es así.

Empero con media temporada ya en marcha el VAR ha demostrado sus límites o más bien sus limitaciones. Los límites los imponen las normas para los que se aplica; los cuatro casos conocidos. Podríamos empezar a criticar porque solo esos cuatro casos. Puede parecer lógico que no se puede re-arbitrar o re-visar todas las jugadas; entonces no habría fútbol como lo conocemos, ni jugadores o espectadores estamos formados para ello, al menos en la actualidad.

Para poder aplicar a más casos el VAR los primero que deberían aprender serían los jugadores, aprender las propias reglas del fútbol. Paradójico resulta que un jugador pida fuera de juego cuando es ese jugador el que rompe el fuera de juego, y no me refiero al típico que levanta la mano por si cuela, sino al jugador que está fuera del campo y no sabe que eso anula la regla (ocurrió en la última jornada). Y no hablemos de los aficionados, al menos en Europa donde el fútbol se vive con la pasión conocida. No se puede aplicar lo del VAR al estilo NBA o NHL donde los aficionados no tienen esa pasión. Los límites pueden estar más o menos claro.

Lo que nunca quedará claro, irán surgiendo, van apareciendo, son las limitaciones. Y hago referencia a en qué momentos se puede aplicar o no el VAR. Siempre a petición del árbitro del VAR o del árbitro de campo, del principal. Es decir de un humano. Y todos, como humanos, tienen sus limitaciones (sesgos, tendencias, etc.). O sea yo pido la revisión según yo interprete…y entonces en el último minuto todo me parece claro y no pido revisión, o sí…depende. Ya ha ocurrido varias veces. O en un área pido revisión y en otra no, en una lo veo muy claro y en otra no.

Volveremos a acudir a la buena fe mientras por la megafonía del estadio te dicen que “está prohibido proferir insultos”. Según la RAE proferir es pronunciar, decir, articular palabras o sonidos. ¿No será eso un límite a la libertad de expresión?

Vamos que en el BAR siempre podremos seguir discutiendo si en el VAR hay colores o no, además de en el campo.

Yo siempre pensé que los árbitros iban de negro porque el negro es ausencia de color y de ese modo no se confundían con los colores de cualquier equipo.

Más publicaciones relacionadas

REDACCIÓN

Una herramienta de información de todo el deporte granadino. Para que puedas comunicarte con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies