Estadio Los Cármenes | Desde Preferencia

Premonición

OPINIÓN GP | RAÚL ZAMBRANO @RauLiLloZQ | DESDE PREFERENCIA

Lo malo que tienen los partidos un viernes por la noche, es que si pierdes queda todo un fin de semana por delante para estar con un cabreo considerable, sin querer saber nada de reportajes, partidos o resúmenes de fútbol. Parece que vives en un perenne domingo por la tarde.

Fútbol y superstición siempre van de la mano y la verdad que el pasado viernes me olía a cuerno quemado, era Black Friday (ya sabéis, hay que hacer el tan “manoseado” juego de palabras de Viernes Negro). Nos visitaba el Sporting, equipo que venía con nuevo entrenador y que era el fiel reflejo del lobo con piel de cordero.

Todo empezó a ir mal durante la semana previa al partido, la prensa sacaba a relucir las estadísticas en las que se decía que el Sporting llevaba X años sin ganar en Los Cármenes o que Mariño había encajado X goles. Además en el coche ya dije “hoy perdemos”, era la primera señal de que la cosa se iba a torcer.

Como segundo dato, en la previa del partido, tomando una cerveza, mi amigo Antonio soltó “con esta bufanda nunca hemos ganado”, era la señal caso definitiva, aún así, siempre alberga uno la esperanza de victoria, por muy mal que se ponga el partido, o lo parezca al menos, y eso que empezamos bien, el equipo al menos buscaba la portería.

Diego puso el XI de gala con Ramos de estilete y Pozo esperando en el banquillo como revulsivo, pero como ya sabía, algo se iba torcer y en la primera que tuvo el Sporting consiguió hacer el 0-1 para dejar más helado si cabe el ambiente.

La primera parte fue atropellada, no vi a un Granada fluido, el balón casi no pasaba por el centro del campo y se buscaba la segunda línea de ataque, Montoro se movía para buscar el balón y para intentar dar la pausa, aún así el objetivo era tener el balón y buscar la jugada.

Lo mejor fue que acabara la primera parte y empezara la segunda. En este segundo acto, el Granada sí que realizó un asedio a la portería de Mariño, buscando incesantemente la portería, fue lo mejor del Granada esa vuelta de vestuarios con las ideas claras.

Lo que el Granada no esperaba era tener enfrente a Ocón Arráiz, el árbitro del partido. Nunca soy de hablar de arbitrajes porque considero que es algo baldío, pero la verdad es que el Granada tropezó con el árbitro. En la primera parte gol (bien anulado) a Ramos. Posterior manotazo en la cara a Ramos por parte del defensor sportinguista Peybernes, que soluciona con una amarilla para los dos. En la segunda parte, fue más flagrante la actuación del trencilla, gol mal anulado a Ramos, falta no pitada a Pozo y a continuación señala falta para el Sporting en una acción similar. Siguiendo con las premoniciones, en el momento de señalar la falta dije “gol y pita” así que efectivamente gol y final del partido.

Pensé que la premonición seguiría, pero al ver el ‘Euromillones’ pude comprobar que fue algo casual.

Se acabó, el tercer partido seguido sin ganar (dos empates y esta derrota). El equipo sabe lo que quiere y como buscarlo, quizás se ahoga en la ansiedad de búsqueda del gol y de resolver rápido el partido. Es importante que Diego sepa mover el banquillo y acierte con los cambios. Queda mucho aún por delante. Por lo pronto, dos partidos seguidos fuera de casa. El primero, derbi ante el Málaga en La Rosaleda, después en Tarragona.

Keep Calm and Eterna Lucha ..

Más publicaciones relacionadas

REDACCIÓN

Una herramienta de información de todo el deporte granadino. Para que puedas comunicarte con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies